Vilma Espín en la Universidad de Oriente

Like

Por: Rafael Angel Borges Betancourt

Vilma Espín Guillois ha sido una de las “más beneficiadas” por la historiografía del período, en razón de su destacada participación en la lucha insurreccional como combatiente del Llano y la Sierra, así como su papel en la Revolución. Sin embargo, todavía no se cuenta con un profundo estudio biográfico que revele su formidable contribución a la Revolución Cubana. Una de las etapas de su vida que merece una cuidada atención es la de estudiante universitaria, en tanto, su ingreso a la recién creada Universidad de Oriente, marcó el inicio de una etapa decisiva en el afianzamiento y desarrollo de sus ideas políticas, que la distinguieron entre la más avanzada juventud combatiente de su época.

¿Cuáles fueron lasprincipales características de Vilma como estudiante universitaria?

Vilma Lucila Espín y Guillois se graduó de Bachiller en Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza Santiago (hoy IPU Cuqui Bosch) en 1948, por lo que matriculó la carrera de Ingeniería Química Industrial en la Universidad de Oriente, el 25 de septiembre de ese mismo año. Para entonces ya había cumplido los 18 años de edad resaltando su austeridad, sensibilidad humana y comprensión, sin ningún tipo de barrera por el origen social, racial o religioso; el amor al estudio y a la lectura, a la superación cultural y a la afición por los deportes y la vida en contacto con la naturaleza producto de la educación recibida, primero en el hogar y luego en las escuelas donde cursó sus estudios primarios y secundarios.

Después vinieron los planes de Extensión Universitaria, cultural, la cosa del deporte obligatorio, ideas que en aquel momento eran muy progresistas comparadas, por ejemplo, con la Universidad de La Habana. El ambiente era el de una Universidad muy diferente, de concepciones avanzadas.


Vilma se destacó en la Coral Universitaria dirigida por el italiano Juan Viccini. También pertenecía al grupo de danza, ya que desde pequeña, estudió ballet; se destacaba además en el deporte, era la capitana del equipo de voleibol de la Universidad de Oriente.Asela de los Santos, estudiante de la carrera de Pedagogía y compañera de estudios, recuerda que ella era alegre, le gustaba el ballet, y al mismo tiempo el carnaval. Tenía una voz espléndida; era solista de la coral universitaria. Pero le gustaba también el deporte: era la jefa del grupo de voleibolistas de la universidad. Ella se convirtió en un ejemplo, en un modelo para sus compañeros.

La Universidad de Oriente fue el lugar donde Vilma se convirtió en revolucionaria.En su formación integral tuvo mucho que ver la calidad de la labor docente educativa realizada por los profesores, algunos de ellos, intelectuales de izquierda con ideas antifascistas, democráticas y comunistas, quienes contribuyeron notablemente al propósito de cumplir en la práctica su filosofía educacional.

El 14 de julio de ese año, Vilma venció su último examen en la Universidad de Oriente, recibiéndose de Ingeniera Química Industrial, una de las dos primeras mujeres que en Cuba alcanzaban ese título, terminando su vida como estudiante, pero no su vinculación con la Universidad ni el movimiento revolucionario.

Inmediatamente después cumplió con lo prometido al padre de hacer un postgraduado, en septiembre de ese año, en una universidad de Estados Unidos. Allí fue contactada para que a su regreso trajera una documentación y orientaciones del jefe del Movimiento 26 de julio para Frank País, de quien se convirtió en una cercana y fiel colaboradora.

El texto anterior forma parte de un trabajo más completo sobre la vida de Vilma Espín Guillois. En el adjunto siguiente pueden consultarlo:

Like

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.