La Cuba de Hoy

Like
1

Por: Osielki Roblejo Vinent

Desde el mismo Triunfo de la Revolución Cubana, el gobierno revolucionario bajo la guía del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, se dio a la tarea de resolver los principales problemas que aquejaban a la sociedad cubana antes de 1959. Estos males fueron planteados por Fidel en La Historia me Absolverá, lo que representó su alegato de autodefensa y se convertiría en el Programa Político de la Revolución en su primera etapa. Estos problemas fueron: Tierra, Salud, Educación, Vivienda, Desempleo e Industrialización.

Cuba antes de 1959 vivía bajo un gobierno dictatorial y servil a los intereses de los gobiernos de Estados Unidos. La sociedad cubana de entonces estaba sumergida en la desigualdad y carente de recursos. Alrededor del año 1950 la esperanza de vida al nacer era de 62,3 años lo que indicaba que el sistema de atención primaria de la salud pública estaba en malas condiciones, existía una alta tasa de analfabetismo que alcanzaba el 57% de la población cubana, estos y otros datos confirman la miseria que rodeaba a la población cubana de entonces.

En días recientes, varios medios independientes comprometidos con desestabilizar el modelo socialista cubano, no tardaron en replicar los resultados de un supuesto estudio económico llevado a cabo por el economista Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins de los Estados Unidos. El mismo estudió la situación económica y social de 156 países alrededor del mundo y colocó a Cuba como el país con la economía más miserable del mundo. Este economista norteamericano se basó, según el medio ADNCuba, en determinar cómo le está yendo económicamente al ciudadano promedio de cada país. Los resultados se dieron a partir de sumar las tasas de inflación, de desempleo y de interés nominal. Steve Hanke estudió 156 países, y en las 10 primeras posiciones se encuentran, además de Cuba como el más miserable del mundo, tres naciones más del continente americano: Venezuela, en segundo lugar, Argentina, en el sexto y Brasil en el noveno.

No es de extrañar el resultado final del estudio presentado por el economista Hanke, en estos tiempos donde el pueblo cubano libra una campaña subversiva en las redes sociales, en las que medios independientes y personajes con un lenguaje obsceno y violento buscan dividir familias cubanas, apoyan una intervención militar, entre otras acciones de irrespeto,  tienen como único objetivo destruir los principios alcanzados por la Revolución Cubana desde el 1ro de Enero de 1959 y borrar la larga y hermosa historia de lucha del pueblo cubano.

Al parecer el economista Steve Hanke no estudió la historia cubana ni se ha informado sobre los verdaderos orígenes de la situación económica actual en Cuba, generada por las constantes presiones que ejercen los distintos gobiernos de Estados Unidos a terceros países, instituciones e individuos que están privados de realizar intercambios comerciales y financieros con Cuba.

Derivadas del injusto y criminal bloqueo financiero, económico y comercial que nos ha impuesto por más de seis décadas, olvida los fundamentos ofrecidos por Lester D. Mallory, Vice Secretario de Estado Asistente para los Asuntos Interamericanos, en un memorándum secreto del Departamento de Estado el sies de abril de 1960, quien definía: “La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales… hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba… una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

Tampoco es de extrañar la posición asumida por los medios independientes y por estos llamados influencer que atentan contra el proyecto socialista cubano, quienes en sus discursos no mencionan las 243 medidas aplicadas por el expresidente Donald Trump contra Cuba y que su sucesor, el actual presidente Joe Biden en su campaña electoral prometió eliminar; propósito que ha incumplido.

Trump antes de abandonar la Casa Blanca como presidente de los Estados Unidos arbitrariamente incluyó a Cuba en la penosa Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. De acuerdo con declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, la inclusión en el documento del Departamento de Estado desconoce los 19 convenios internacionales suscritos por el país, relacionados con el enfrentamiento al terrorismo.También fue incluida en la Lista de Adversarios Extranjeros del Departamento de Comercio, acciones estas que impiden que nuestro país acceda a créditos financieros, entre otros beneficios económicos.

AñoTotalBloqueoExtraterritorialOtras
2017509374
2018445390
201986443111
20205521286
20217412
 2428313623

Sanciones impuestas durante el mandato de Donald Trump a Cuba 

Tampoco es casual que sean Cuba y Venezuela los dos primeros países con las economías más miserables del mundo, naciones que han seguido el camino socialista para impulsar hermosas obras sociales para el bienestar de sus ciudadanos.

También olvidan los enormes esfuerzos por parte de la máxima dirección del país de llevar una política de Estado acorde a los principios revolucionarios. Para Cuba, la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un compromiso del Estado y una prioridad nacional, en los cuales se trabaja de manera incansable a pesar de las constantes sanciones y presiones que ejerce el gobierno de Estados Unidos para evitar un desarrollo sostenible en nuestro país.

El país se encuentra en proceso de actualización de su modelo económico y social. Para garantizar una sociedad más justa, equitativa e inclusiva, Cuba transita por el camino del desarrollo sostenible, integrando sus tres dimensiones: la económica, la social y la ambiental. La articulación del Plan Nacional De Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 (PNDES 2030) con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituye un factor clave para avanzar en esa dirección. El país trabaja dando soporte a su Portal de los ODS y cuenta con la Campaña Comunicacional Nacional “Cuba, Con Paso 2030”, que contribuye a impulsar la Agenda 2030 y el PNDES.

Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 que implementa Cuba

Desde el inicio de la pandemia Covid-19, en nuestro país surgió una política de Estado para salvar la vida de millones de cubanos. Nuestros científicos, sin contar con grandes recursos, pusieron a prueba cinco candidatos vacunales (hoy 3 de ellos son vacunas) para salvar a la población cubana y brindar ayuda a aquellos países que por el desigual orden político y económico que impera en nuestro planeta impuesto por políticas imperiales, no pudieran acceder a vacunar a sus poblaciones.

La tasa de desocupación de Cuba, hace más de diez años, está por debajo del 4,0 %, lo que permite afirmar, según los parámetros internacionales, que existe pleno empleo. En la actualidad, el país dispone de 3,1 millones de trabajadores en el sector estatal, el 48 % de ellos en el sector empresarial, y más de 600 000 se emplean en el trabajo por cuenta propia, de acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

Nuestro país cuenta con un sistema de Asistencia Social para atender a los sectores vulnerables de nuestra sociedad y es política de Estado y prioridad la eficiente atención a estos sectores vulnerables de la sociedad cubana.

Las afectaciones externas e internas han proporcionado que nuestro país se vea afectado económicamente en la actualidad.

La creciente subida de precios de los alimentos en el mercado internacional, como según informara la FAO, el encarecimiento de recursos naturales y materias primas y el actual orden hegemónico impuesto, han lacerado la economía cubana.

Es válido reconocer que en el plano interno Cuba presenta serios problemas económicos, la Tarea Ordenamiento no ha logrado los resultados esperados hasta este momento, dado que la inflación en los mercados minoristas ha sido el principal efecto adverso en el contexto de la tarea de ordenamiento monetario, presentamos deficiencia en alcanzar una mayor productividad nacional para minimizar las importaciones y lograr mejores indicadores económicos de eficiencia y se vean reflejados en la vida cotidiana de los cubanos. La creación de Mipymes y Proyectos de Desarrollo Local representarán un alivio para minimizar la actual crisis económica, pero no serán una única solución por lo que tenemos que ser conscientes y trazar políticas encaminadas a fortalecer la economía nacional.  

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que en 2022 el PIB de Cuba se incrementaría un 4,0%, en principio por un efecto estadístico, dado el crecimiento casi nulo registrado en 2021. Además, la apertura de las fronteras al turismo internacional (gracias a la completa inmunización de cerca del 90% de la población total de la isla), el impulso de las exportaciones de bienes y servicios, el gasto público y la recuperación del dinamismo del sector no estatal contribuirían a la reactivación económica.

La aceleración del crecimiento económico y la recuperación de los ingresos facilitarían una reducción del déficit fiscal. Se proyecta que el saldo positivo de la cuenta corriente aumente (2% del PIB) dada la recuperación de las exportaciones de bienes y servicios. El mejor entorno económico y la maduración y el perfeccionamiento de las medidas para paliar el ritmo inflacionario permitirían reducir la inflación a un nivel de dos dígitos y se esperaría una recuperación de empleos por la entrada en funcionamiento de más mipymes y cooperativas no agropecuarias.

Es voluntad del Estado cubano estimular la producción nacional y estimular a la empresa estatal socialista para dinamizar la producción de alimentos, mejora en los salarios entre otros indicadores que en la actualidad tienen deficiencias en el orden económico cubano e incide en la vida social de los ciudadanos cubanos.

La historia de nuestro país ha demostrado fehacientemente, que la promoción del desarrollo económico y social orientado a satisfacer las necesidades del pueblo no podía ocurrir en el contexto del capitalismo. El enfrentamiento con el imperialismo era un elemento explicativo fundamental de todo el quehacer político, económico y social de la vida republicana.

Like
1

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.