«Esperanza, seguridad, confianza» son las palabras de orden

Por: Marinelis Lora Castro

Yamila Planos Omar es una joven muy optimista. A pesar de su corta edad, 21 años, ya tiene las herramientas necesarias para afrontar esta crisis que vive el mundo. Su conocimiento se ha enriquecido en los 4 años de intenso estudio en la Universidad de Oriente, específicamente en la carrera de Psicología.
La conozco desde hace tiempo y siempre ha tenido un consejo preciso, no importa la situación que se le plantee. Hoy no puedo ir a su casa ni ella venir a la mía, debido al distanciamiento físico que respetamos para lograr romper la cadena de transmisión de la Covid 19, sin embargo, nos mantenemos comunicadas por otras vías: telefónicas y digitales, vías por donde me pudo responder algunas inquietudes que le compartí.

¿Cómo aprovechas este tiempo de cuarentena, desde el punto de vista de los estudios? ¿Cómo te has organizado?

En este tiempo, que ya suma aproximadamente 40 días, he aprovechado parte del tiempo en los estudios. Priorizando, en gran medida, las orientaciones que, previamente, los profesores de las diferentes asignaturas, dejaron orientadas antes de salir. Voy realizando los trabajos independientes, seminarios y clases prácticas que desde el hogar puedo realizar; pues hay otras actividades que requieren de la visita a centros hospitalarios y escuelas; estas quedaron aplazadas para cuando podamos reiniciar el curso.
Alterno, con esta actividad, un tiempo dedicado a la lectura de materiales e información relacionada con contenidos que no pudimos abordar antes de la interrupción del curso; pero que son necesarios e importantes para vencer los contenidos.

He determinado los horarios para cada actividad: un tiempo para estudiar, realizar las tareas del hogar, salir a las compras, además de tiempos de calidad con la familia; y algunos personales donde me dedico a ver un poco de televisión o a realizar ejercicios físicos.

-¿De qué manera pones en práctica tu profesión?

Considero que la Psicología desempeña un papel fundamental en toda sociedad y todo el tiempo; ya sea en una situación excepcional como la que estamos atravesando o en la vida cotidiana. Es en estos tiempos de pandemia, aislamiento social, cuarentena, muertes y tantas noticias por doquier, que muchos reconocen la importancia de la misma, para sobrellevar y adaptarse adecuadamente a las circunstancias que vivimos; más cuando esta situación ya rompe el equilibrio que habíamos logrado en la sociedad. Por tanto mi profesión la he puesto en práctica de muchas maneras, ya sea para mí, mi familia, amigos, vecinos y cualquier otra persona que demande de la misma.
He podido, partiendo de los conocimientos adquiridos hasta el momento, dar consejos, ánimo y sobre todo transmitir confianza, esperanza y seguridad a muchas personas a mi alrededor; a muchas solo puedo hablarles desde las redes de comunicación, como lo son Facebook y WhatsApp, pero es igual de efectivo, pues logro trasmitir la tranquilidad que se precisa.
-¿Cómo crees que puedes ayudar a tu comunidad y así a tu país?
Todos sabemos que esta situación que enfrenta el mundo y el país, causa stress, depresión, ansiedad, negación, angustia, incertidumbre, duda y muchas otras sensaciones negativas. Considero que puedo aportar, desde mis saberes y conocimientos, ayuda a mi comunidad y a mi país. He adquirido habilidades para lograr aconsejar y aclarar dudas de lo que se puede sentir o experimentar; puedo dar dando ánimo y fortaleza, así como guiar en la búsqueda de soluciones a las problemáticas que puedan atravesar las personas, como sujetos o como familia.
Otra de las formas en que puedo ayudar a mi comunidad es brindando ayuda a los vecinos; por ejemplo, tengo una vecina que es de la tercera edad y vive sola, por tanto, me mantengo al tanto de todo lo que necesite para poder ayudarla. Sobre todas las cosas pienso que la fe y la esperanza en Dios es la ayuda idónea y primordial en estas situaciones.

-¿Qué consejos le darías a tus compañeros?
Para mis compañeros el primer consejo es que se cuiden mucho y que cuiden a la familia; que se mantengan el mayor tiempo posible en casa, para evitar que este virus siga propagándose en nuestro país. Lo principal, en estos momentos, es nuestra salud. Hay que lograr, en el menor tiempo posible, reincorporarnos a nuestra vida cotidiana. En segundo lugar que estudien.
Reconozco y sé que se hace un poco difícil estudiar en estos momentos, pero debemos hacer un esfuerzo aunque sea unas horas diarias, para que se haga más fácil el cierre del semestre una vez que comencemos, y podamos terminar el año con los contenidos vencidos.
Se hace necesario también mantener rutinas diarias, así como horarios pre establecidos, para pasar mejor los días y así mantenerse activo en el hogar. Si no planificamos lo que vamos a hacer o simplemente no hacemos nada, puede traer consecuencias adversas a nuestra salud mental.
Otro buen consejo es realizar actividades que nos gusten y nos motiven para alejar la ansiedad, como puede ser leer un libro; tener tiempos en familia; conversar con amigos ya sea por teléfono, videollamadas o mensajes; realizar ejercicios físicos, sobre todo para aquellos que mantenían, antes del aislamiento social, una rutina de entrenamiento; y porque no, también para el que en este tiempo quiera sumarse; ver el televisor, ya sean series, novelas y sobre todo películas, siempre preferir las que traigan alegría, tranquilidad y bienestar al hogar y a la persona; lo que no quiere decir que no se puedan ver todo tipo de películas.

Muchos psicólogos que han entrevistado en los medios de comunicación, abordan el hecho de no cargarse de información, pues ese exceso puede traer más confusión, angustia, depresión y preocupación desmedida en la persona. Con una o dos noticias que se escuchen diario es suficiente para mantenerse informado y actualizado. Es necesario estar actualizados, pero con la información precisa y justa, sobre todo aquella que es oficial en nuestro país; no solo se impone informarnos nosotros, sino mantener informada a nuestra familia, vecinos y amigos.

Es recomendable también mantener contacto con familiares y amigos que vivan en nuestro país y fuera de él, hacerlo por teléfono, videollamadas, u otras, que nos permitan saber cómo están, actualizarnos sobre su situación y así facilitar la comunicación y mantener la tranquilidad, tanto en ellos como en nosotros. Podemos aprovechar este tiempo para pasarlo en familia, pues casi nunca el ajetreo diario lo permite.

En el caso de las personas mayores, y más aquellos abuelos y abuelas que disfrutaban el salir con regularidad, realizar sus caminatas, hacer uno que otro mandado, es un poco complicado estar tranquilos en casa; y más aún la ansiedad y la preocupación que les genera el saber que son un alto factor de riesgo para esta enfermedad. Por eso se hace necesario que la familia apoye a estas personas, y sobre todo que les favorezca un ambiente de seguridad, amor y tranquilidad.

-¿Por qué vías te informas?
Bueno, para informarme utilizo varias vías, pero todas de sitios oficiales que me brinden la noticias seguras y precisas sobre la situación actual que afronta el país. La fuente principal es en la Conferencia de Prensa que cada día ofrece el Ministerio de Salud Pública de nuestro país; además de sitios como Cubadebate y los periódicos Juventud Rebelde y Granma.

Con ansias de seguir conversando acerca del tema y hacerle otras preguntas tuve que concluir la entrevista; agradecí sus palabras y consejos a Yamila Planos Omar, con la seguridad y confianza de que se seguirá preparando para llegar a ser una gran profesional. Mientras tanto sigue cumpliendo su tarea: transmitir esperanza, confianza y seguridad.

1 comentario sobre ««Esperanza, seguridad, confianza» son las palabras de orden»

  1. Me gustó mucho este artículo. Creo que es bueno que se presenten este tipo de ejemplos, porque dan ánimos a seguir. Y nos dan más esperanzas. Muy bello el trabajo que están haciendo. Espero que todos los universitarios estén al tanto de este espacio tan bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.