“El principio de Fidel hace 47 años se mantiene vigente”

Like

El 6 de diciembre, se conmemoran 47 años de la fundación de las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) en Cuba, por el Comandante en Jefe Fidel Castro. En ocasión de la celebración y los resultados obtenidos en el 2011, el Consejo de la BTJ de la Universidad de Oriente recibirá en Acto Nacional, la distinción que los acredita como mejor organización brigadista a nivel provincial.

El jurista Luis Alberto Pérez Llody, presidente de las BTJ en el alma mater oriental, aceptó conversar sobre la impronta de la organización. Sus labores como docente y dirigente, no le restan el espíritu juvenil que caracteriza a los brigadistas.

LT: ¿Qué resultados han permitido al Consejo de las BTJ en la UO, ser declarado como el Mejor a nivel provincial en el 2011?

LAP: Primero me gustaría hablar de precedentes que comienzan en el 2010, cuando la Universidad es dentro del sistema del Ministerio de Educación Superior, el Consejo de las BTJ con mayor eficiencia a la hora de la presentación y obtención de los sellos Forjadores del Futuro a individualidades. Ese reconocimiento forma parte de una labor previa, encaminada a lograr una mayor organización y mejor orientación, para que cada una de las brigadas conformara expedientes superiores en calidad y número.

Durante el año 2011, nos indicamos hacia una mayor organización y disciplina, en el grado de la  comunicación entre las brigadas. Recibimos con mucha alegría, que este año en nuestro centro se llevara a la dirección nacional de las BTJ una propuesta de 47 expedientes al sello Forjadores del Futuro, de científicos e investigadores nuestros con una trayectoria brillante. Y la dirección nacional seleccionó a 26 de ellos, ratificados también por la academia de ciencias.

¿En cuáles esferas del trabajo hay que hacer más hincapié?

Yo creo que es una fortaleza, el hecho de que nosotros tengamos identificados hoy las principales debilidades. En primer orden la disciplina informativa, no solamente hacia dentro de la Universidad, sino en sentido general; hay dificultades también en la comunicación que muchas veces retrasa algunos procesos. Igualmente podemos hablar de la necesidad de fortalecer brigadas en aquellas áreas donde no las has. Por ejemplo, la Facultad de Agronomía —recientemente inaugurada—, todavía no tiene un desempeño del trabajo de los brigadistas, lo cual es una prioridad por las necesidades del país en la producción de alimentos. Y la Facultad de Ingeniería Eléctrica que es muy grande, tiene muchas carreras, y todavía no existe allí un trabajo fortalecido en este sentido.

Hacia fuera de la Universidad también identificamos debilidades. A raíz de la coyuntura económica que atraviesa el país en los últimos años, se han deprimido procesos naturales de las BTJ. Hoy estamos a la espera de una decisión del Consejo de Ministros, relacionada con la consecución del proceso del sello Forjadores del Futuro a individuales, que fue cancelado en el 2011, y no se han convocado para el 2012.

Teniendo en cuenta que existen brigadistas en casi todas las facultades y sedes de la Universidad, ¿en qué medida socializan el trabajo para que esté en concordancia con la responsabilidad que tienen las BTJ?

Este fue un tema que se discutió en el balance anual que desarrollamos en la Universidad en el 2011: la socialización y la retroalimentación de las brigadas. Siempre hay jóvenes creadores en cada una de las ciencias: humanas, sociales, exactas, técnicas, y sin embargo, algunos compañeros de otras áreas no conocen lo que están haciendo. En el balance, nos pronunciamos en el sentido de lograr en el 2012 una mayor socialización de los resultados dentro de las brigadas y hacia afuera; esperemos que así sea.

¿Cuáles son los principales proyectos, eventos y motivaciones, para el año 2012?

A nivel nacional hemos identificado dos grandes acontecimientos. Se está convocando a un evento internacional auspiciado por las BTJ que tiene que ver con el medio ambiente, y el otro está relacionado con el Concurso Científico-Técnico Juvenil, dedicado esta vez a la cultura económica.

Estos son hasta ahora, los principales acontecimientos, independientemente de que están trazadas para el año 2012 una serie de estrategias, en función de reforzar el trabajo de la cultura ambientalista, que es una de nuestras prioridades. Y a nivel de la Universidad, nos proponemos afianzar los resultados obtenidos, analizar las insatisfacciones y erradicarlas.

En 1964, Fidel concibió las BTJ como un ejército juvenil que se preparaba científica y técnicamente para la construcción de la base técnico material del socialismo. ¿En qué medida, el jurista Luis Alberto Pérez Llody como presidente del Consejo de las BTJ en la Universidad de Oriente, contribuye a este principio esencial?

Los principios de la ciencia y la innovación en el ejército que tú mencionas se mantienen invariables, lo que se multiplican los retos en una coyuntura económica y social cada día más complicada, colmada de riesgos, pero también de la posibilidad de salir fortalecidos no solo como brigadas sino como revolucionarios. Hacia ahí está dirigido el trabajo de las BTJ, un ejército que tiene que ser consciente, patriota…

El principio de Fidel hace 47 años se mantiene vigente. Y cuando hablas de jurista, pienso en las ciencias del Derecho que hoy día forman parte de una estrategia vital de sobrevivencia de la Revolución Cubana con apego a la ley. El reordenamiento y la reinstitucionalización del proceso cubano pasa por ahí; nuestros lineamientos en la política social y económica convocan a un quehacer cada día más profundo, crítico, sincero y real a las circunstancias que vive el país en todos los órdenes.

Like

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.