Vilma Lucila Espín Guillois, mujer excepcional en la historia de la Revolución cubana.

Like

Por: MsC. Kirenia Chaveco Asin. Presidenta de la Cátedra Honorifica Género y Sociedad. Universidad de Oriente.


Vilma Lucila Espín Guillois, mujer de la estirpe de Mariana Grajales. Cubana autóctona que tejió una vida de sacrificios y amor en su afán por continuar ligada a las mejores causas de la Patria. Recordar a Vilma es revivir gloriosos pasajes de la Historia de Cuba, quien fuera inseparable colaboradora de Frank País, heroína de la clandestinidad, participante en el alzamiento armado del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba, y ferviente seguidora de las ideas de Fidel Castro. Destacada combatiente del Ejército Rebelde. Representó el estoicismo de la mujer cubana en el levantamiento armado de la heroica urbe.


Santiaguera de firmes convicciones, que se vistió de verde olivo, para apoyar a la lucha revolucionaria guiada por el principio fidelista de ser libres o mártires. Vilma heredó la rebeldía de su amada ciudad, aquella que la vio desplegarse en la clandestinidad, la misma que la viera desafiar al régimen de Batista en la época de estudiante de ingeniería Química Industrial, en la Universidad de Oriente. Sus hazañas constituyen un baluarte para las actuales y futuras generaciones de cubanos y cubanas.


Son muchos los valores que enaltecen a la Heroína de la Revolución cubana, en ella se conjugaron de manera singular, su deseo por la superación, la honestidad, el patriotismo, la austeridad y la sensibilidad humana. El amor al estudio, el apego a la lectura, a la superación cultural y al deporte fueron cualidades presentes en ellas, como resultado de la educación recibida por sus padres José Espín y Margarita Guillois, lo cual se expresó en su vida como estudiante universitaria.


Fue seguidora del pensamiento de José Martí, de cuyas ideas no hizo un material de lectura sino de acción, lo que le permitió posteriormente convertirse en una revolucionaria consecuente de acción y pensamiento, dando todo de sí en la guerra de liberación nacional.

Vilma Espín, representa el orgullo de las mujeres cubanas, quien desarrolló tareas decisivas en la edificación de la nueva sociedad. Reconocer su incansable lucha por la transformación de la mujer cubana, acción que se concretó a partir de la creación de las Federación de Mujeres Cubanas el 23 de agosto de 1960. Una de las tantas proezas llevadas a cabo por esta incansable luchadora fue la creación de los círculos infantiles el 10 de abril de 1961.

Impulsora esencial del progreso cultural, político, social y espiritual de las féminas. No concebía el desarrollo de la sociedad cubana sin la presencia de las mujeres. Entendía que para avanzar era preciso ampliar horizontes de pensamiento y dinamitar esquemas sobre los roles de género en mujeres y en hombres. En tal sentido, propició que en los institutos superiores de enseñanza se abrieran cátedras especializadas en la materia, y que los futuros pedagogos se preocuparan por no reproducir estereotipos sexistas.


Desde su escaño de Diputada de la Asamblea Nacional del Poder Popular, contribuyó a derogar leyes y decretos discriminatorios, y a aprobar cuerpos legislativos para afianzar el carácter de justicia e igualdad de nuestro sistema social. Tal es el caso de la Ley de la Maternidad de las Trabajadoras, la cual incluye la posibilidad de licencia de paternidad retribuida, y más aún el Código de Familia.


A través de su acción revolucionaria, se muestran avances significativos para la defensa de la mujer, invisibilidad a lo largo de la historia de la humanidad, para lo cual se crea la Revista Mujeres en 1961. Fundó el instituto para dar amor e instrucción a los menores sin amparo filiar o con hogares disfuncionales. Crea los programas de educación sexual, planificación familiar y salud reproductiva. Crea las casas de orientación a la mujer y la familia, el Programa de Maternidad y Paternidad Responsable.


La amplia labor desplegada por la igualdad y equidad de la mujer, la hicieron merecedora de importantes condecoraciones nacionales e internacionales. Recibiendo el título de Heroína de la República, el 2 de diciembre de 2001, en el acto realizado en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo de Santiago de Cuba, en ocasión de conmemorarse el 45 Aniversario del desembarco del Yate Granma, y la orden Ana Betancourt otorgada el 23 de agosto de 1975 por el Comandante en Jefe Fidel Castro, en acto celebrado por el XV Aniversario de la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas, en el teatro de la Central de Trabajadores de Cuba «Lázaro Peña».


Al frente de la FMC, sus acciones estuvieron encaminadas a dotar de herramientas conceptuales, culturales y políticas a un sector históricamente desvalido, sin demasiados amparos legislativos e ignorante de los que escasamente poseían. Para ensanchar el derrotero, casi obligado para las mujeres, del confinamiento y la humillación, una de las primeras acciones lideradas por Vilma desde la FMC fue la apertura de escuelas de oficios para campesinas, domésticas, otrora prostitutas; así como la unificación de voluntades institucionales para propiciar su acceso pleno al trabajo asalariado.


Vilma Espín, destacada revolucionaria constituye un paradigma de la mujer cubana. Su ejemplo se multiplica hoy en quienes asumen responsabilidades en diversas esferas de la vida nacional y en cargos de toma de decisiones, en las científicas, médicas, economistas, ingenieras, maestras, obreras, constructoras, trabajadores de servicio que dejan huellas por su dedicación y sentido de pertenencia.


Los cubanos y cubanas de estos tiempos tienen en la vida y obra de Vilma Espín una fuente inagotable de inspiración para protagonizar las mejores acciones y engrandecer a la Patria, a la que ella entregó todo sin mirar de qué lado se vivía mejor, sino de qué lado estaba el deber.


Por su accionar cotidiano y su integridad revolucionaria, fue reconocida no solo en Cuba sino a nivel mundial como líder del pensamiento progresista femenino. En el corazón del II Frente Oriental, de su natal Santiago, descansan hoy los restos mortales de la Heroína de la República de Cuba. Por la obra de toda la vida, la recordaremos siempre.

Like

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.