Sesiona en la UO el III Taller universitario: Tarea Vida

Por:Vivian Díaz López y Haydeé María Quiala Pérez

Como parte de las acciones ejecutadas en la Universidad de Oriente para la implementación del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, se desarrolló el III Taller universitario: Tarea Vida, el cual persigue la formación de profesionales, desarrollar investigaciones que generen nuevos conocimientos y capacidades de excelencia, válidas para la toma de decisiones en relación con las acciones de mitigación y adaptación para enfrentar el impacto del este fenómeno en la comunidad universitaria y en la región oriental de Cuba. 

La  Dr.C. Ofelia Pérez Montero, coordinadora de la Línea de Investigación sobre el Manejo integrado de Recursos Naturales y mitigación de impactos ambientales destacó, que entre las principales amenazas para Cuba se encuentran el aumento de la temperatura del aire, la disminución de las precipitaciones, la elevación del nivel medio del mar y los fenómenos hidrometeorológicos extremos, entre otros.

Puntualizó además, la importancia de los enfoques interdisciplinares, ya que permiten acercarse a un mismo fenómeno desde distintos ángulos, ofreciendo de este modo una imagen más completa y enriquecedora, llena de matices procedentes de los distintos métodos utilizados. De ahí la trascendencia de buscar soluciones integradoras que permitan aportar resultados de ciencia y mitigar los efectos de la contaminación y el cambio climático.

La integración de grupos de investigación que desde diferentes disciplinas abordan el mismo objeto fue posible mediante cuatro comisiones, que contaron con la participación de aproximadamente 120 especialistas. Lo que permitió identificar  las barreras que afectan el avance de la implementación del Plan de Estado en cada área, los vacíos de investigación y proyectar las acciones para el futuro. Además fueros presentados 40 trabajos referidos a esta temática.

La primera comisión estuvo dedicada a la evaluación del cumplimiento del Plan universitario de la Tarea Vida en las facultades y varios Centros Universitarios Municipales de la UO, la segunda dedicó su debate a los resultados que tributan a las tareas 1, 3, y 4 del Plan de Estado; y en el caso de las comisiones tres y cuatro su línea de discusión estuvo basada en los resultados que tributan a las tareas del plan en general. 

Dentro de los principales desafíos que resultaron del trabajo en comisiones destacan la necesidad de actualizar y potenciar los estudios de Peligro Vulnerabilidad y Riesgo (PVR) de las instituciones y territorios, la evaluación de los impactos del cambio climático a nivel local, definir y gestionar la Estrategia de comunicación de la Tarea Vida, fomentar la cultura jurídica para el enfrentamiento al cambio climático en la comunidad universitaria, así como trabajar en la gestión de los recursos humanos y los procesos claves, estratégicos y de apoyo en correspondencia con las prioridades establecidas en el Plan universitario para la implementación del Plan de Estado.    

La Tarea Vida está sustentada sobre una base científica multidisciplinaria, que da prioridad a 73 de los 168 municipios cubanos, 63 de ellos en zonas costeras y otros 10 en el interior del territorio. Contempla cinco acciones estratégicas y once tareas dirigidas a contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables, las mismas fueron aprobadas el 25 de abril de 2017 por el Consejo de Ministros y constituyen una prioridad para la política ambientalista del país. El Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente es el encargado de implementar y controlar las tareas del Plan de Estado.

 

El Centro de Estudios Multidisciplinarios de Zonas Costeras contribuye a la formación en los estudiantes (de pre y postgrado) en la cultura del cuidado del clima, de seguridad y percepción del riesgo ante los diferentes impactos del cambio climático

El trabajo en las comisiones propició la socialización de investigaciones referidas al cambio climático y la mitigación de riesgos en las zonas vulnerables

La UO apoya desde la investigación científica a la conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas, aportando soluciones tecnológicas e innovación social, asociados al uso eficiente del agua, suelo, energía, diversidad biológica, zonas costeras, así como el ordenamiento territorial en municipios vulnerables. Fotos: Haydeé María Quiala Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.