Nada puede detener el avance del CNEA

En estos inusitados tiempos, de Covid-19, el Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado (CNEA), ha cumplido con las medidas sanitarias de bioseguridad; y continúa, además, produciendo acondicionadores magnéticos.

En el 2019 se iniciaron trabajos con Laboratorios MEDSOL en La Habana; pausados estos por la pandemia. Una vez que se reinicien las acciones, se retomarán; entonces se reinstalarán 547 acondicionadores magnéticos Marca NOVAMAK en las UEB de la empresa.


En el territorio se abrió un proyecto con la UBPC Granja Urbana Santiago. Allí se instalaron acondicionadores magnéticos para el riego de posturas. Lo anterior incluye, además, trabajar en la Casa de Cultivo protegido, que está ubicada en el reparto Vista Alegre.

En esta primera fase, rumbo a la normalidad, se debe iniciar un proyecto en una UBPC de San Luis.

Durante este período de lucha contra el Sars Cov-2 se instalaron 70 equipos en la Procesadora de Soya; buscando eficiencia energética de los sistemas ingenieros; esta acción tributa, de manera indirecta, a la producción de alimentos.


Además, se trabajó en 4 proyectos territoriales, aprobados por el CITMA, para este 2020: dos de producción de alimentos, uno de salud y el de eficiencia energética.

Particularmente uno de ellos, nombrado «Tecnología Magnética», resulta alternativa para el desarrollo sostenible de la eficiencia energética; se ha aplicado indistintamente en la Destilería de la Ronera Santiago, en la Fábrica de Refrescos Pepito Tey de la EMBER y en la Empresa Mixta Compacto-Caribe S.A.

Hoy, constituye una problemática ambiental y social, la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, con el consecuente perjuicio a salud humana. Provocado esto, entre otros factores, por el transporte automotor que circula por la ciudad y el funcionamiento de calderas de vapor. Lo acotado, asociado a la baja disponibilidad de piezas de repuesto y a la inestabilidad en la calidad del combustible que se utiliza, genera ineficiencias en el proceso de combustión.


Con el desarrollo de este proyecto sería posible incrementar la eficiencia energética de las fuentes fijas y móviles, emisoras de gases contaminantes a la atmósfera, gracias al empleo de la tecnología magnética.

Los resultados permitirán obtener beneficios de impacto social y económico, por lo que representa la aplicación de una tecnología limpia; de esta forma se puede contribuir a disminuir la contaminación ambiental y, también, a mejorar la eficiencia energética. Ambos tópicos resultan de prioridad para el país.

Otro de los proyectos abordados por estos tiempos se titula «Diversificación en la producción de carne e incremento de la producción cafetalera, con énfasis en la satisfacción de la seguridad alimentaria, en el Consejo Popular de San Benito en II Frente». Como parte de este se instalaron novedosos equipos en la UBPC La Calabaza.

Este último proyecto, unido a «Tecnología Magnética», están vinculados al Programa de Desarrollo Sostenible de la Eficiencia Energética y la Energía Renovable.

Al CNEA, además, accedieron un número de profesores de la Facultad #1 de Ciencias Médicas; quienes capacitaron a los trabajadores con un Taller que versaba acerca de los disímiles riesgos de la COVID-19; así como medidas a seguir para prevenirla.

En la segunda fase post-covid que se nos avecina, estos incansables profesionales, pretenden iniciar un proyecto con AZCUBA, en Granma.

1 comentario sobre «Nada puede detener el avance del CNEA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.