GeneralMemoriasRevista Mambí

Martí en Mambí (tomado de la Revista Mambí)

Las rosas del alma suben a las mejillas; las estrellas del alma a la frente.

Los hombres no perdonan jamás a quienes se han visto obligados a admirar.

Mucho suele dormir la grandeza en el alma humana.

Las grandes desgracias son las grandes escuelas.

La lágrima es la fuente del sentimiento eterno.

El jefe de un país es un empleado de la Nación, a quien la nación elige por sus méritos para que sea, en la jefatura mandatario  y órgano suyo.

Las glorias no se deben, enterrar sino sacar a luz.

Para rendir tributo ninguna voz es débil.

No se puede ser; ver un deber y no cumplirlo es faltar a él.

No fructifica la educación si no es continua y constante.

La escuela, es la única que puede remediar la ignorancia campesina.

El maestro es la letra viva.

marti en mambi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.