La impronta revolucionaria de la FEU

Like

Por: MSc. Angel Taboada Salmerón

El 20 de diciembre de 1922 Julio Antonio Mella fundó la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), comenzando así una etapa cimera para el estudiantado universitario cubano con una clara proyección social, que ha trascendido hasta nuestros días. La aguerrida organización se apresta a celebrar su centenario con una tradición de lucha que la sitúa en la vanguardia de los mejores y más puros  ideales de nuestro pueblo.

La concepción de Mella era consecuente con las necesidades de aquellos tiempos de aunar al estudiantado universitario  contra el servilismo proyanqui y la corrupción gubernamental.  Desde su hora fundacional la FEU encausó sus esfuerzos para convertirse en un importante movimiento de influencia social.

De las filas de la FEU descollaron genuinos lideres con destaque en las protestas populares contra la dictadura de Gerardo Machado y contra los desmanes e injusticias sociales de los desgobiernos de la República neocolonial. 

Ante el golpe de estado de 1952 la FEU solicitó armas al presidente Carlos Prío Socarrás, y se izó una gran bandera cubana a media asta a la derecha de la estatua del Alma Mater en señal de duelo, pero las armas prometidas por el estado jamás llegaron a la universidad.

En 1953 en ocasión del centenario del natalicio del Héroe Nacional José Martí, la FEU organizó el Congreso Martiano por los Derechos de la Juventud y el “Desfile de las Antorchas” donde participó el joven Fidel Castro junto a sus compañeros de la Generación del Centenario.

En la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, su presidente, José Antonio Echeverría, firmó la Carta de México en nombre del Directorio Revolucionario, como brazo armado de la FEU en 1956, junto con el Movimiento 26 de Julio de Fidel Castro y protagonizaron  en 1957 el asalto al Palacio Presidencial y la toma de Radio Reloj.

El 1ro de enero de 1959 al  triunfar la Revolución, los dirigentes de la FEU, a través de Radio Rebelde, convocan a los estudiantes universitarios a unirse al Ejército Rebelde hasta alcanzar el triunfo definitivo.

La victoria revolucionaria marcó un viraje en el quehacer de la FEU como organización. De manera inmediata el estudiantado se movilizó en función de las principales tareas de la Revolución y en la lucha por defenderla de los enemigos internos y externos, haciendo de las universidades bastiones infranqueables de los principios revolucionarios.

Próximo al centenario de su fundación la Federación de Estudiantes Universitarios, en correspondencia con sus principios, sus tradiciones y su historia, tiene como misión primera la conducción de los universitarios en la senda de la defensa y perfeccionamiento del socialismo,  mantiene el empuje revolucionario de sus días fundacionales en una etapa donde el recrudecimiento del bloqueo impuesto por los gobiernos de Estados Unidos hace más de  seis décadas pretende eclipsar la obra humanista y redentora de nuestro proyecto social martiano y fidelista.

.

Like

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.