Frank País García: “Símbolo de toda una generación que se sacrificó”

Like
1

Frank País García, nació el 7 de diciembre de 1934, en esta ciudad. Podemos decir de él que, sobre la esmerada educación recibida de sus padres bajo preceptos religiosos, y la marcada inclinación hacia la música, la pintura y otras artes, se impusieron la temprana madurez, la identificación con el ideario martiano y una innata vocación patriótica, que definirían su vida.

Frank pudo observar el cuadro de horror provocado por la soldadesca del régimen, durante el Asalto al Moncada: «Yo los llegué a ver (se refiere a los asaltantes) estaban todavía tirados en el suelo, todos llenos de sangre, de balas y de honor…».

Pronto se armaría con las razones que La Historia me Absolverá le aportara, y definitivamente Fidel, para que abrazara la causa de la cual ya no se separaría. Raúl diría más tarde:

Después de aquella acción (el Moncada) y la matanza que le siguió, Frank agrupó a lo mejor de la juventud santiaguera… Él quiso continuar la lucha en cuyo inicio no había participado, y cuando se crearon las condiciones con la mayor naturalidad (…) puso a sus combatientes y se puso él mismo bajo las órdenes de Fidel….

Bajo las más difíciles condiciones y perseguido tenazmente por la jauría de matones del régimen, Frank despliega, hasta su asesinato, el más intenso periodo clandestino para ser fiel a la confianza depositada en él por Fidel, y a la palabra de que «el día que quede un solo cubano que crea en esta revolución, ese cubano seré yo».

Acerca del valor y la trascendencia de Frank, una íntegra reflexión realizaría Raúl, tras el Triunfo de la Revolución:

Con poco más de 20 años, Frank tenía la talla de un auténtico político, la madurez de un luchador avezado, el fogueo combativo de un veterano, la tenacidad de un hombre convencido y la valentía personal de un combatiente de la primera línea. Recto en los principios, organizado y exigente, de una modestia proverbial, valiente hasta la temeridad y de una intuición poco común, era el tipo de hombres que penetran hondo y definitivamente en el corazón del pueblo.

En 1954, Frank País, Pepito Tey y otros jóvenes del Oriente cubano crearon Acción Revolucionaria Oriental (ARO) con el fin de organizar la lucha armada contra la tiranía de Batista. Pocos meses después cambian el nombre de la organización por Acción Nacional Revolucionaria (ANR). En 1955, cuando Fidel Castro, recién amnistiado, y el grupo que había asaltado el Cuartel Moncada formaron el Movimiento 26 de Julio, Frank País solicitó y obtuvo el ingreso de los miembros del ANR al M-26-7. Su paso a la clandestinidad lo realizó con el seudónimo de David.

Inicialmente País integró la dirección del M-26-7 en Oriente, y en 1956 fue designado Jefe de Acción y Sabotaje del M-26-7 en todo el país. El 30 de noviembre de 1956 dirigió el levantamiento armado en Santiago de Cuba en apoyo al desembarco del yate Granma, desde el que habrían de desembarcar Fidel Castro y un grupo de guerrilleros con el fin de instalarse en la Sierra Maestra.

El 9 de marzo de 1957 fue detenido y enjuiciado con los sobrevivientes del Granma y los combatientes del levantamiento del 30 de noviembre, siendo absuelto en mayo de 1957, en medio de una gran agitación popular. Desde ese momento fue uno de los principales organizadores del apoyo a la guerrilla de Sierra Maestra y la extensión de la insurrección a toda la isla.

El 30 de junio de 1957 fue asesinado su hermano Josué País y exactamente un mes después resultó él mismo asesinado en el Callejón del Muro de Santiago de Cuba, junto con Raúl Pujol.

El periodista Pedro García relata así el momento de su asesinato:

Al mediodía, después de almorzar, se reunió con dos muchachos del Movimiento. Le traían el libro que había pedido: Entre la libertad y el miedo, de Germán Arciniegas. Una de las mujeres se percató de que la policía batistiana venía registrando unas cuadras más abajo, casa por casa, subiendo por la santiaguera calle San Germán. Él tomó una decisión: ordenó a los dos jóvenes que se marcharan en el carro. Alegó que le sería mucho más fácil alejarse a pie. A las mujeres les entregó unos documentos. “No pueden caer en manos de la tiranía“, dijo. Salió con el dueño de la casa, el combatiente Raúl Pujol, San Germán arriba. “Eh, detengan a esos dos”, gritó un esbirro. Les rodearon los uniformados. “Pero, ¿no sabe quién es este, coronel? –un connotado chivato sonreía cínicamente–. Es Frank País.” Comenzaron a golpearlos. Cuando finalmente ametrallaron a Pujol, ya el joven estaba sin conocimiento. A Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos. “Aquí todo el mundo tiene que tirar, delante de todo Santiago“, vociferaba el coronel. Los esbirros vaciaron sus armas sobre los cadáveres. Arrojaron cerca del de Frank una pistola 45 con dos peines; luego se vio que eran de un calibre distinto. Era el 30 de julio de 1957.

En respuesta se declaró una huelga general en toda Cuba y su entierro se organizó como un desafío a la dictadura de Batista y alcanzó una convocatoria masiva que la hizo la más grande manifestación popular conocida hasta entonces por esa ciudad. El cuerpo de País fue vestido con el uniforme verde olivo y el brazalete negro y rojo del Movimiento 26 de Julio.

La movilización del 30 de julio de 1957 está considerada como una de las fechas decisivas de la Revolución cubana y la caída de la dictadura de Fulgencio Batista. Ese día ha sido instituido en Cuba como Día de los Mártires de la Revolución.

Like
1

2 comentarios

  1. La historia de Cuba tiene muchos mártires cuya vida y obra deben ser más visualizados entre nuestros jóvenes. Es Frank País uno de ellos. Acercarse a su legado es esencial en la formación de nuestra juventud.

  2. Fránk País uno de los más grandes mártires de la última etapa revolucionaria.El artículo es interesante y debe ser utilizado para la creación de valores en nuestros jóvenes, un valor que resalta es el de la educación, valor en el que debemos profundizar, no es lo mismo la instrucción, el conocimiento que la educación, la cual comienza en la cuna y muere en la tumba.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.