El Edificio de la Universidad de Oriente (tomado de la revista Síntesis)

Like
1

Como propuesta del Alcalde de la Ciudad de Santiago se cedió en arrendamiento, en marzo de 1949 por un periodo de 10 años, los terrenos donde se encontraba el Hospital Militar “Joaquín Castillo Duany”, propiedad del Gobierno Provincial. En la revista Síntesis de Abril de ese mismo año ya se aprecian las transformaciones que estaban ocurriendo en estos terrenos del antiguo Hospital. Traemos a la comunidad universitaria el artículo “El Edificio de la Universidad de Oriente”, donde se reflejan estos cambios.

Hemos visitado al antiguo Hospital Militar ‘‘Castillo Duany” en los altos de Quintero, en la grata compañía del Dr. Max Enrique Figueroa, Director del Departamento de Publicidad y Cooperación de la Universidad y del Secretario General de la misma, el Dr. Enrique Pujals Fernández. El objetivo era apreciar los progresos de los trabajos que se vienen realizando bajo la dirección del Ingeniero Vázquez Alvarado, Decano de la Facultad de Ingeniera, en la preparación del edificio que ya alberga triunfante algunas aulas de la Universidad de Oriente.

A primera vista quedamos gratamente sorprendidos de lo mucho que se ha hecho en tan poco tiempo y con tan limitados recursos. Luego observando en detalle y con el antecedente de las malas condiciones en que se hallaba el edificio del antiguo Hospital Militar de Quintero, pudimos darnos cuenta de la trascendental transformación que se ha ido operando en los distintos departamentos que ya están en perfectas condiciones para poder dar clases universitarias tanto de la Escuela de Ingeniería como de otras Escuelas que funcionan en nuestra Universidad con singular éxito.

Rodea al remozado edificio de la Universidad de Oriente, una caballería de terreno que está siendo acondicionada para el futuro Stadium Universitario de Oriente. Un bulldozer, facilitado gentilmente por el Ingeniero Jefe del Distrito Sur de Obras Públicas, Ingeniero Jáuregui, está realizando lo que parece obra de maravillas, es decir, convirtiendo un terreno completamente accidentado por cuencas y barrancos, en un campo espléndido para pista, básquet, pelota, piscina, etc. Una vez que hubimos de contemplar el hermoso panorama que rodea a la Universidad de Oriente y el paisaje de una belleza oriental característica que sirve de marco al edificio motivo de nuestra visita, nos adentramos en él y fuimos viendo cada una de las aulas que están recibiendo los últimos detalles de ornamentación adecuada a un centro de alta cultura.

Dos de sus aulas están dedicadas a laboratorios. Esos laboratorios están, provistos de agua corriente y servicio de gas que ha sido instalado en la parte posterior del edificio. Las mesas-laboratorios son especialmente adaptadas para que cada alumno universitario trabaje individualmente con sus tubos de ensayo y sus tuberías de agua corriente y gas delante de su propia banqueta.

El aula de Dibujo ha sido provista de mesas y tableros especiales aconsejados por la técnica más depurada.

Además vimos completamente terminadas tres aulas más para enseñanza general con sus plataformas para profesores, bancos pupitres, pizarrones y demás mobiliario propio de un aula universitaria.

Visitamos la oficina, ya equipada, del Departamento de Publicidad y Cooperación y los casilleros de los alumnos y alumnas con servicios modernamente higiénicos.

En la parte alta del edificio nos fue mostrado el salón donde radicará la Biblioteca Universitaria que ya cuenta con más de tres mil volúmenes. Los alrededores del edificio han sido provistos de aceras anchas que una cuadrilla de Obras Públicas experimentada en estas cuestiones llevó a cabo y la cual fue cedida por el señor Alcalde Municipal, Luis Casero Guillen.

El frente del edificio va a ser bella mente ornamentado. Jardines, aceras, entradas para automóviles, canteros, y demás proyectos ya están siendo llevados a cabo “sin prisa pero sin tregua”.

Y como una demostración que en nuestra Universidad de Oriente no faltará nada que proporcione satisfacción a sus estudiantes y profesores nos fueron obsequiados sendos refrescos “bien fríos” que de un enfriador eléctrico sacara un empleado.

En breves rasgos hemos trazado lo que indiscutiblemente es una HERMOSA REALIDAD: NUESTRA UNIVERSIDAD DE ORIENTE, gracias, sin duda, al esfuerzo tesonero de un grupo valeroso y capaz, de profesores e intelectuales que viven perenemente preocupados por dotar a nuestra Provincia que tanto lo merece y necesita, de un centro de la más alta cultura. Si queréis tener una idea de lo mucho que se hace y de la responsabilidad manifiesta que demuestra el Consejo Universitario, os invito que visitéis al antiguo Hospital Militar “Castillo Duany”, hoy convertido en lo que ya es honra y prez de nuestro Oriente y que luce en su frontispicio a manera de ejemplo indestructible: La Universidad de Oriente.

revista sintesis

revista sintesis (1)

Revista Síntesis #1, Abril de 1949, pág 5-6.

Like
1

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.