Acordes para el alma

Si consultamos en un diccionario el significado de la palabra música, encontramos varias acepciones:

  1. Arte de combinar sonidos, ya sean de la voz humana, de instrumentos, o de ambos a la vez, capaces de producir un efecto agradable y de expresar emociones.
    Ej: Ernesto estudia música en el ISA.
  2. Composición musical. Melodía que acompaña determinado texto. Ej: La música de aquella canción la compuso Ernesto Lecuona.
  3. Papel pautado en el que está escrita una composición musical.
    Ej: El maestro entregó a sus discípulos la música de aquella obra para que la interpretarán en la clase.
  4. Cualquier sonido grato al oído.
    Ej: Mientras dormía en el campo, escuchaba la música del viento entre las ramas de los árboles.

Y es que en estos días de aislamiento social la música, en cualquiera de sus variantes, puede ayudarnos a hacer más agradable la estadía en casa. Si bien constituye aliciente para muchos enfermos, ex-presidiarios, ex-drogadictos y personas com baja autoestima; para quienes estamos pasando tiempo en casa también lo puede ser.

Es incomparable el placer de limpiar e higienizar tu hogar, bailando al son de los Van Van, con su arrollador «Chapeando», o al compás de Alexander Abreu y Habana D’ Primera con su tema»Me Dicen Cuba»; o al unísono del pegajoso popurrit de «Los 4».

Para los pequeños de casa es gratificante y sano, cantar al ritmo de videos musicales infantiles; que incluso nos acompañaron cuando éramos más jóvenes, como: «¡Estela es un granito de canela, que no quiere, que no quiere, caer en la cazuela!» o «¡Barquito de papel, mi amigo fiel, llévame a navegar por el ancho mar!». Esto les permite soñar y disfrutar durante esta inusual situación de aislamiento social. ¡Sería muy efectivo para espantarles el aburrimiento!

Otra recomendación para pasarla bien en casa, en familia, es la propuesta musical que pone el Canal Educativo en la noche de los lunes con «Nocturno»; un programa que une generaciones.
Los de más edad vuelven a vivir su juventud a través de la música de intérpretes como: Rafaela Carrá, Niño Bravo y Rafael; y de agrupaciones como los Bee Gees, los Pasteles Verdes, los Beatles y los Mustang, entre otras, como los cantantes de la Década, que también son del gusto y la preferencia de los más jóvenes.

Otra opción sana y factible es hacer ejercicios escuchando música grabada; la llamada bailoterapia que nos ayuda a desestresarnos, a relajarnos, y sobre todo a mantenernos activos y en forma.

Sin dudas la música es un componente vital para pasar el tiempo más agradablemente. Para compartir en familia y para soñar gracias a ella; no importa el género del que se trate; ya sea clásica, romántica, pop rock… en inglés, francés o español.


Lo importante es escucharla, sentirla y vivirla, que tanto lo necesitamos para alimentar el alma, mientras seguimos afrontando está peligrosa pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.