56 Aniversario del Natalicio del Guerrillero Heroico

Che, así firmaba Ernesto Guevara de la Serna, desde la simple carta a un familiar hasta los documentos más importantes que le competían como Ministro del Banco Nacional de Cuba. Antes de que los amigos de nuestro país lo llamaran así, era solo un hombre, después fue un guerrillero que vivió para la libertad de los pueblos.

El Che nación el 14 de junio de 1928, en Rosario, ciudad de la provincia de Santa Fe, en Argentina; más tarde su familia se trasladó a la provincia de Misiones. Estudió en Buenos Aires la especialidad de Medicina, después de ver morir en sus brazos a la abuela Ana. Años después se vio obligado a viajar a México, donde conoció a Fidel.

Che Internacionalista

Desde la primera noche mexicana en que conoce a Fidel, el Che se unió al carro de la Revolución Cubana y dio lo mejor de sí a esta causa. No le interesaron nuevos cargos, mandos ni honores; su único interés estaba centrado en el logro de la eliminación de la explotación del hombre por el hombre en cualquier parte de la Tierra.

Luchaba contra el chovinismo que a veces infectaba a los propios elementos revolucionarios de América Latina. Decía que cada gota de sangre derramada en un territorio, bajo cuya bandera no se ha nacido, es experiencia que recoge quien sobrevive para aplicarla luego a la lucha por la liberación de su lugar de origen. Y cada pueblo que se libera es una base de la batalla por la liberación del propio pueblo que se ha ganado.

Decía que nuestro pueblo, con su cariño y comprensión inmensa, debe ir allí, donde que otro pueblo levante cualquier arma y sus dirigentes nacionales levanten su voz. «Un pueblo que nace de la prueba que ha nacido el nuestro, no puede mantenerse indiferente ante ninguna injusticia en ningún lugar del mundo; dejaría de ser martiano además, si permaneciera indiferente  cuando en algún lugar del mundo los poderes represivos masacran al pueblo».

Che Marxista

«Nuestra posición cuando se nos pregunta si somos marxistas o no, es la que tendría un físico al que se preguntara si es ‘newtoniano’, o a un biólogo si es ‘pasteuriano’.

El Che comprendió el mérito de Marx como intérprete de la Historia, que vio su dinámica y que además de prever el futuro, expresó un concepto revolucionario: no solo es necesario interpretar la naturaleza, es preciso transformarla.

En 1960, en la revista Verde Olivo explicó:

«Nosotros, revolucionarios prácticos, iniciando nuestra lucha simplemente cumplíamos leyes previstas por Marx, el científico, y por ese camino de rebeldía, al luchar contra la vieja estructura del poder, al apoyarnos en el pueblo para destruir esa estructura y, al tener como base de nuestra lucha la felicidad de ese pueblo, estamos simplemente ajustándonos a las predicciones del científico Marx».

Che Martiano

“Recuerden ustedes que de todos los amores de Martí, su amor más grande estaba en la niñez y la juventud, que a ellas dedicó sus paginas más tiernas y más sentidas y muchos años de su vida combatiendo”.

El Che veía la vigencia de las palabras de Martí, de sus ideas incorporadas a nuestra lucha y a nuestros problemas. Las consideraba como nuestra bandera de combate.

Siempre recordaba frases de Martí y en especial aquella que dice: “Todo hombre verdadero debe sentir en la mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre”.

“Con los pobres de la tierra quiero yo mi muerte echar”, decía Martí… y el Che reafirmó la vigencia de estas palabras al plantear que la Revolución es hecha por el pueblo y mediante el esfuerzo del pueblo, que nació desde abajo, que se nutrió de obreros y de campesinos.

Che y la Juventud

El Che veía en los jóvenes la esperanza de la Revolución, de la misma forma que Martí veía en los niños la esperanza del mundo.

El Che dijo: «La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud: en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar, de nuestras manos, la bandera».

«la Unión de Jóvenes Comunistas tiene que definirse con una sola palabra: vanguardia».

El 8 de octubre de 1967 cae en Bolivia el Guerrillero Heroico. Pero el Comandante Ernesto Che Guevara no ha muerto. Su vida de militante total se convierte cada vez más para los revolucionarios en el modelo ideal, el ejemplo es su forma de estar vivo.

Guerrillero y teórico de la guerra revolucionaria, constructor e impulsor de nuevo métodos de dirección económica, imagen concreta del internacionalista verdadero y pensador; propagandista incansable; su pensamiento es una profundización y una generalización de su práctica revolucionaria.

Es por ello que Fidel; en el prologo al Diario del Che en Bolivia expresó:

«Che contemplaba su muerte como algo natural y probable en el proceso y se reforzó por recalcar, muy especialmente en sus últimos documentos, que esa eventualidad no impediría la marcha inolvidable de la Revolución en América Latina».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.