Para mantener el derecho a ser libres

Like

Hace mucho tiempo escuché que el respeto al derecho ajeno es la paz. Benito Juárez nos enseñó esta frase, no como una consigna sino como una filosofía de vida.


¿Hemos pensado si cumplimos, los seres humanos, con esta importante guía para sobrevivir?
Hay quienes prefieren olvidarse del respeto que se debe tener, en una sociedad, por esos valores.


La declaración universal de los derechos humanos estableció pautas que cada país adquirió de acuerdo con sus características.


Más allá de eso, los cubanos tenemos la obligación de preservar los principios alcanzados hace seis décadas por la Revolución Cubana; tales como la salud, la educación, entre otros.


Esas conquistas tenemos que defenderlas, sin temer a enemigos superiores en fuerza militar y hegemónica.
Sin embargo, en este nuevo contexto de pandemia y hecho vandálicos, resulta primordial nuestra fortaleza ideológica para dilucidar y destruir las mentiras publicadas en las redes sociales. De forma lamentable se tergiversan sucesos para desacreditar la Revolución.


Fotos y vídeos falsos de acciones no ocurridas; montajes de manifestaciones acontecidas en otros países, conllevan a entender la ausencia de escrúpulos por parte de los mercenarios. La verdad, para ellos, es una simple reproducción ficticia y conveniente de la realidad cubana. Por eso nos toca denunciar esas mentiras, y estar preparados, cultural e ideológicamente, para sostener con firmeza nuestros principios.


En estos casos lo ideal es triangular esas informaciones, y acudir como fuente fidedigna a los medios de comunicación oficiales en Cuba. Nuestro país, que es nuestra gran casa, merece, si es preciso, la vida.


Sigamos siendo partícipes de nuestra lucha de ideas y de conciencia, para mantener el derecho a ser libres.

Like

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.