La ciencia necesita ser comprendida y aplicada

Like

Al profe Luis Vázquez todos lo conocen. ¿Para qué lo buscas? Es un personaje. Me comentaron un par de amigos cuando respondía una petición de mi jefe: por favor, entrevista al profe, acaba de recibir un premio.

El Dr C. Luis Vázquez es de andar aprisa, siempre muchos pendientes. “Me gustaría conversar con los periodistas en Santiago de Cuba, antes de irme a La Habana el mes que viene” – me adelantó por teléfono y en un par de e-mail adjuntó su curriculum y los datos de su investigación.

Quedamos un día y no se pudo, me personé en su oficina otro y estaba atendiendo a un diplomante. Fueron varias las llamadas, los sms. Fue intenso hallar el momento justo entre su tiempo y el mío. Por fin el jueves, – dijo – al medio día, antes de una reunión. Y allí estuve abanico en mano – digo – grabadora, cámara, varias preguntas en el aire. Y también él. Su formación militar le hace ser puntual, organizado, no le gusta que le hagan esperar. Lo siento, respondí a su reclamo de no haberlo entrevistado una semana antes. ¿El encuentro? Difícil  – cumpliéndose mi pronóstico – no obstante divertido, provechoso, intenso.

-¿Este premio es el resultado de muchos años de trabajo? Interrogué sin previo aviso.

Si, y quiero que muchas personas lo conozcan porque el esfuerzo ha sido tremendo, el de todo mi equipo y también el de mi familia.

-Profe, lo necesitamos para que asesore…Disculpe, mañana es importante revisar…una tras otras se sucedían las interrupciones. ¿Qué prefiere, investigar o dar clases? Yo, imparable, él, ecuánime.

Una no anda sin la otra. Enseñar significa aprender y los estudiantes materializan muchas tareas en cualquier investigación que se emprenda. Aprendo mucho trabajando con los jóvenes. Su entusiasmo, su inteligencia, es algo que siempre admiro. Hace pocos días estudiantes de la carrera presentaron sus adelantos en el manejo remoto de robots, es sorprendente. También se trabaja en el equipamiento para la rehabilitación manual a pacientes necesitados, entre otras aplicaciones de la automática.

-Sin embargo fue su área la más reconocida en 2016. Declaré como una ráfaga. El profe me siguió con la vista. ¿Por qué le otorgaron el Premio Nacional de la Academia de Ciencias? Se notó anonadado. Mi pregunta tocó lo absurdo, pero ese, era mi secreto compromiso con los lectores y me quedé seria, esperando una respuesta.

El premio fue al  resultado de la investigación Técnicas para monitorizar el desempeño relativo de la operación de centrales termoeléctricas y renovables ante acciones degradantes de lento desarrollo, del cual soy su autor principal. Dijo mientras intentaba recuperarse del espanto y encendía un ventilador.

-Hablemos puntualmente de los aportes – señalé – y entonces paró, tomó un instante para el aliento, otro para encontrar las palabras exactas. Se sentía estresado, yo ahí, escudriñando, hurgando en las esencias, buscando detrás de cada explicación lo que ha de significar la ciencia para las personas naturales.

La industria es como un paciente, también nos habla – empezamos a entendernos – solo hay que saber interpretar las señales.  Fue esta una investigación muy difícil. Primero tuve que darme cuentade que las degradaciones que sistemáticamente afectan la eficiencia de la planta a nivel científico se les denominan perturbaciones de lento desarrollo y afectan el comportamiento de la planta entera. El paso siguiente fue “hacer hablar” a esa gran mina de datos, de información acumulada en los registros. Transformar los datos en valores puntuales y con ellos seguir la degradación. Revisé numerosos métodos de estados estacionarios y me di cuenta que no me servían y por tanto, transito por una segunda etapa que justo es el diseño de un método novedoso, comparado con los existentes. Fue muy importante demostrar estadísticamente que el método que proponemos tiene un mejor desempeño que los probados anteriormente.

Con los datos y el método ahora el asunto era determinar cuál era la referencia para saber cuan mal o cuan bien está la fábrica. Nos decidimos por el momento de parar la fábrica y hacer mantenimiento para tomarlo como referencia de buen comportamiento relativo. El próximo punto fue crear un modelo que me permitiera cuantificar los valores que debería tener la planta suponiendo que estaba bien y estabilizarlos.

Por fin respiró. Parecía que había resumido para sí casi una década de investigación. Detrás de sus palabras estaban sus conferencias en Bélgica, España, Barbados. Yo pensaba en lo difícil que era obligarlo a sintetizar al menos una decena de sus más importantes publicaciones científicas de los últimos años, cuando me confesó “La ciencia necesita ser comprendida” y entonces dejé de sentirme angustiada. “Hay que cambiar el pensamiento, todavía muchas cosas se hacen manuales – continuó – y ese es uno de los aportes más importantes de esta investigación, pues el reconocimiento de los problemas de lento desarrollo solo son visibles cuando son muy grandes y lo que estamos proponiendo es para darnos cuenta de esos problemas cuando comienzan a aparecer”.

-¿Será posible aplicar esta lógica a otras áreas de la industria? Indagué curiosa.

Aunque el estudio tuvo lugar en el campo de las termoeléctricas, las técnicas que aquí se emplean pueden ser utilizadas igualmente en la industria azucarera, en el procesamiento del níquel y otras.

Pero en Cuba, con tantas carencias materiales me parece de locos aportar en la automática – me atreví a comentar – y entonces sonrío. Estaba convencido que aun en condiciones difíciles la automática cubana tenía retos, sí, pero sin dudas estaba al más alto nivel internacional que actualmente es reconocido.

Te puedo comentar que se trabaja en la energía, me dijo, también en la biotecnología y la salud pública. En la actualidad se trata que las universidades participen en el desarrollo de la industria azucarera, además en elevar los niveles de la producción de alimentos mediante la agricultura de precisión, cuestiones relacionadas con la nivelación del terreno, la detección de plagas y otras. La automática se emplea en el esfuerzo por reducir las pérdidas económicas por concepto de eficiencia. No es de locos, no. Es de mucha entrega.

-¿Y eso lo aprendió en el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas? Espeté sin miramientos, pues sabía que mi entrevistado había iniciado su vida profesional allí, tomándole el pulso a los terremotos.

Por supuesto, aprendí eso y mucho más. Al trabajar en sismología y saber que los terremotos no avisan, apliqué ese conocimiento a las degradaciones de lento desarrollo que no se saben dónde están y por tanto, los métodos que visualicé en aquella área busqué la forma de implementarlos en la automática. Ese pensamiento aleatorio de la sismología me sirvió de punto de partida pues como te comentaba yo trabajo en las señales de deficiencia que de modo casi imperceptible da la industria y que a mediano o largo plazo la pueden incluso paralizar.

Era esta una entrevista larga. Hacía ya un rato habían parado las interrupciones y una tras otra preguntas y respuestas se encontraban. Por fin, me quedaba solo una pregunta más, pensada después de leer sus correos. A su parecer, ¿Cuál es el aporte más significativo de la Universidad de Oriente a la ciencia cubana en estos tiempos?

Es esta una de las instituciones de ciencia más importantes del oriente cubano – y se quedó en silencio – “el resultado que hoy exhibo solo ha sido posible gracias a esta Universidad”– prosiguió pausado. Aquí hay mucho talento, mucha gente trabajadora que no siempre obtiene un premio, pero que sin dudas aportan a los resultados de esta casa de Altos Estudios. A todos, gracias.

Me quedé conforme y él aliviado. !Por fin se dio la entrevista! exclamó en medio de una sonrisa, ahora me voy, me esperan en la reunión.

DSC01553

El DrC. Luis Vázquez Seidedos es acreedor además de la Distinción Especial del Ministro de Educación Superior en Ciencia y Técnica correspondiente al año 2016

DSC01555

Es este uno de los resultados de la ciencia santiaguera que más aporta al país en el área de la energía y el desarrollo sustentable

Like

10 comentarios

  1. Muchas felicidades al Dr: Luis Vázquez, Gracias por sus aportes y defender la necesidad de la divulgación científica, sobre todo en nuyestro país que tanto apoyo tiene la ciencia y la cultura científica, para confirmar la política dfe la formación de la cultura general integral.
    Felicitamos también a la periodista Daylenis por esta elegante y centrada entrevista. Así avanzamos por el buen camino del rigor, la profesionalidad y en compromiso.
    Saludos,
    Giovanni – CESCA.

  2. Tuve la dicha de estudiar y graduarme en el año 2011 en la U.O en la carrera de automática y además conocer al profesor Luis Vázquez, el mismo es muy dedicado y aplicado a su quehacer, muchas felicidades por el logro obtenido y espero que en el futuro siga haciendo aportes a la ciencia cubana e internacional.

  3. MUCHAS FELICIDADES COLEGA. Merecidos todos los premios y reconocimientos, ¡Tremenda entrevista! quien lo conoce sabe que es usted un excelente profesional, de incalculable valor para nuestra universidad, facultad y carrera

  4. Dejar de participar en estos logros es sinónimo de limitar los procesos propagantes de una mente brillante como la que lleva el Dr. Luis, con este comentario realzo que un largo viaje comienza con un pequeño paso, Felicidades ilustre, amado e general del cuerpo científico estudiantes Dr. Luis Vazquez le deseo Suceso sucesivo si cesar. Que Dios te sigue alumbrando…

  5. Estimado profesor Luis Vázquez Seisdedos, les deseamos muchas felicidades por los premios obtenidos, muy merecidos, siempre le agradecemos y reconocemos como nuestro primer co-gestor en Proyectos Internacionales, financiados con la UPC-España, fue un magnífico aliado y colaborador, también dejó huellas.

  6. Mi admiración ante usted profesor,muchas felicidades,siga cosechando éxitos que son aportes a nuestra Universidad y a la sociedad. Su talento y su laboriosidad es un modelo que todos debemos imitar.

  7. Científico de pura cepa, cubano hasta el túetano. Magnífica entrevista. Magnífico resultado. Locomotora de la FIE. ¡Felicidades!

  8. Estimado Doctor Luis Vázquez Seis Dedos:

    Nuevamente muchísimas felicidades por el premio de la Academia de Ciencias de Cuba, pero mucho más, por dejar sus huellas de educador y científico en la Universidad de Oriente.

    Magnífica la entrevista que nos acerca a su quehacer y gracias por sus brillantes respuestas.

    Gracias a usted, por tenerlo en nuestro claustro.

    Saludos y afectos,

    Martha del Carmen Mesa Valenciano

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.