Un hombre sincero como tú, José

Hay hombres que tienen el decoro de muchos hombres, y entre esos estás tú, José.

Aunque hayas muerto de cara al sol, siempre nos diste tu mano franca, porque somos tus amigos sinceros. No hay ultraje que mancille tu altura, pues hombre recogerá quien siembre escuelas.

A más de 1900 metros de altura una pétrea mirada nos recibe; y nos enseña que, para llegar a la cima, no se sube por caminos llanos.

Cuántos avatares en el exilio! Cuánta dedicación para preparar la Guerra Necesaria!…y es que «hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas».

Tus obras literarias nos enseñan el sentido del patriotismo más enraizado. Guiaste, amaste, convenciste a los cubanos de que la independencia era la única manera de liberarnos del yugo español. Y es que «Patria es Humanidad».

Cuando han pasado 125 años no puede ser que te recordemos en silencio, porque tuviste el decoro de muchos hombres y trajiste mucha luz a los cubanos; no te has quedado solo.

Es que la rosa blanca que cultivaste transgrede las fronteras del tiempo…porque tienes mucho más que el leopardo: tienes un buen amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.