Nuestros maravillosos setenta

Nuestra Alma Mater celebra su setenta cumpleaños, una celebración que pertenece a los que han formado y forman parte de ella, pero también a Santiago, a Oriente, a Cuba y al mundo. Más »

Llevando el saber a la práctica

Entre el 6 y el 11 de noviembre la Universidad de Oriente acoge el Primer Seminario Científico de Doctorado “Llevando el saber a la práctica”, bajo el auspicio del Programa VLIR-IUC. Más »

Clasifica equipo de la UO a Final Mundial de ACM-ICPC, China 2018

El equipo Netscape asegura por cuarta vez la presencia de la Universidad de Oriente en este prestigioso certamen. Más »

 

Por los caminos de la historia (Tomado de la revista Mambí)

estrct

Por: Luis Ramiro Segura

I

Abril 17 de 1976. Bello amanecer en Santiago de Cuba…Temperatura fresca. Estudiantes universitarios se mueven por diferentes vías hacia la Ciudad Escolar “26 de julio”, donde quedaría inaugurada la segunda caminata universitaria por la ruta que recorrieron Fidel y 17 compañeros después de haber atacado el Cuartel Moncada, aquel glorioso día de 1953.

Frente a la posta tres de la antigua fortaleza militar, Miguel Mérida, miembro del secretariado de la UJC universitaria leía el informe inaugural en el que subrayaba la significación histórica del recorrido a realizar.

Después, varios ómnibus Girón trasladaban a los estudiantes hacia la Granjita Siboney. Aquí, algunos visitantes quedaban impresionados con el material histórico que se exhibe en este monumento de la Revolución. “Tengo que verlo todo”, “¿te fijaste bien en esas fotos?”, “¿viste como publicó la prensa de la época los sucesos del Moncada?”, fueron algunas expresiones de los universitarios orientales.

Una vez recorrida La Granjita, se efectuaba una amplia explicación sobre los preparativos, en este lugar, para el asalto al Cuartel Moncada, así como las características de las zonas montañosas por donde transito Fidel, después del fracaso de la empresa armada.

II

A las 8:25 de la mañana se iniciaba la caminata. Casi se corría. Nadie quería quedar atrás. Pero poco a poco se formaba una “fila india”. Luego aparecían los pequeños grupos y más tarde la vanguardia y la retaguardia.

Poco a poco el sol calentaba. Aparecían los sombreros, gorras, pañoletas y pañuelos. El sudor empapaba las camisas y pullovers de los noveles escaladores, pero aumentaban los propósitos de todos: conocer los lugares históricos y llegar hasta el sitio donde fueron sorprendidos Fidel, Oscar Alcade y José Suarez.

La caminata se animaba con la música de algunos radio-receptores y el alegre canto de la paloma rabiche, la tórtola, el sinsonte, el zorzal y otras aves de la campiña cubana.

Cada cierto tramo transitado se efectuaba un descanso de diez minutos. Eran momentos de anécdotas, cuentos y de comer naranjas para contrarrestar la sed.

Al pasar por cada lugar histórico, el guía Alfonso Feal explicaba detalladamente lo acontecido en aquellos significativos días de julio. A cada instante, aumentaba la visión histórica de los futuros profesionales.

III

A las 10:45 el contingente arribaba a la casa de Justino Ringel. Dos filas de pioneros saludaban a los jóvenes escaladores, los estudiantes llegaban sudados y algo cansados. Mientras unos tomaban agua fría, otros saboreaban un caliente y sabroso café criollo.

En este sitio los estudiantes recibían una gran comunicación: Ringel les explicaba que en su casa se le hizo la primera comida a Fidel y los 17 compañeros, después del asalto al Moncada.

En el transcurso del conversatorio, la licenciada Isabel Taquechel, a nombre de la UJC, le entrego a unos presentes a Justino Ringel y Alfonso Feal.

En este significativo lugar se realizo el descanso mas largo. Los ánimos aumentaban y el tramo a recorrer era mas corto. El guía daba las orientaciones pertinentes y los universitarios continuaban el recorrido.

Al cabo de varios minutos de camino aparecía la montaña más difícil de escalar, y en la cima se encontraba la llamada “cueva  de Fidel”. Todos subieron bien, aunque algo agotados.

En la cima de esta gran montaña se efectuaba el almuerzo. El sol del mediodía castigaba bastante. El follaje de los arboles servía de techo y la piedras y raíces funcionaban como rústicos comedores. Se ingería con deseos. Un amplificador móvil y el maravilloso paisaje serrano ambientaban aquella necesaria actividad a campo abierto.

A la 1:45 proseguía la marcha. Ahora el sendero era más transitable. Se acercaba el final de la significativa caminata.

Al cabo de unos minutos, Raymundo Lora, miembro del buro de la UJC, de la alta casa de estudios, pronunciaba las palabras resumen de la importante actividad.

IV

En el recorrido participaban más de 400 estudiantes destacados, que durante el presente curso habían obtenido el 60 por ciento de los sellos de honor, en la emulación del Deber y el Honor Revolucionario; así como trabajadores destacados e invitados de la Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior.

La caminata “Por los Caminos de la Historia” fue instituida por el buro de la UJC universitaria, y se realiza anualmente en la Jornada de Girón para estimular aquellos jóvenes que cumplan cabalmente con los requisitos de la Emulación del Deber y el Honor.

Esta ruta revolucionaria fue oficializada en 1967, al ser reeditada por Mario Lazo y Oscar Alcalde, asaltantes del Moncada y miembros del grupo de los 18 que con Fidel al frente, se internaron en las montañas de la Gran Piedra.

V

El contingente estaba integrado por jóvenes que participaban por segunda vez consecutiva y otros por primera.

“Me siento muy orgullosa al participar por segunda vez consecutiva en esta histórica caminata”, expreso Elizabeth Aguilera, estudiantes de 5to año de Licenciatura en letras, perteneciente a la Facultad de Ciencias Naturales y Sociales.

“Este recorrido estimula todo mi esfuerzo realizado durante el presente curso escolar, que se evidencia con la obtención de todos los sellos del Honor”, subraya la compañera Elizabeth, la cual exhorta “a todos los estudiantes universitarios que no han participado en la caminata, que se esfuercen para que tengan el honor de transitar esta histórica ruta”.

Con la reedición del recorrido realizado por Fidel, los futuros profesionales culminaban una etapa de trabajo. Terminaban un gran esfuerzo dedicado a los héroes y mártires de Girón y a los aguerridos asaltantes al Cuartel Moncada.

“Esta caminata es una manera de estrechar los vínculos con los miembros de la Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior”, señalaba el futuro medico Juan José Rabilero, participante por primera vez en esta actividad universitaria.

Y apuntaba: “creo que este recorrido se debe hacer extensivo a todos los universitarios del país, para que conozcan los abruptos lugares por donde transitó Fidel”.

La caminata cumplía su objetivo. Reafirmaba la plena igualdad del hombre y la mujer. Y mostraba la formación integral de la joven generación de la Enseñanza Superior.

1

2

3

4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>