Nuestros maravillosos setenta

Nuestra Alma Mater celebra su setenta cumpleaños, una celebración que pertenece a los que han formado y forman parte de ella, pero también a Santiago, a Oriente, a Cuba y al mundo. Más »

Llevando el saber a la práctica

Entre el 6 y el 11 de noviembre la Universidad de Oriente acoge el Primer Seminario Científico de Doctorado “Llevando el saber a la práctica”, bajo el auspicio del Programa VLIR-IUC. Más »

Clasifica equipo de la UO a Final Mundial de ACM-ICPC, China 2018

El equipo Netscape asegura por cuarta vez la presencia de la Universidad de Oriente en este prestigioso certamen. Más »

 

Jorge Ramón Ibarra Cuesta: destacado historiador

0806-Jorge-Ibarra-Cuesta

Por: Dr.C Manuel Fernández Carcassés

Un joven de 22 años, estudiante de Derecho, asumía la presidencia de la FEUO. Venía dispuesto a convertir esa asociación estudiantil en bastión de lucha revolucionaria. Su nombre: Jorge Ramón Ibarra Cuesta.

Se iniciaba el curso académico 1953-54, y era elegido Pepito Tey para ocupar la vice-presidencia de la FEUO. En las filas de los estudiantes, se destacaban otros jóvenes con verdaderas inquietudes revolucionarias: Frank País García, Vilma Espín, Nilsa Espín, Carlos Amat, Belarmino Castilla, Luis Gálvez Taupier, Luis Sola, Emma Rosa Chuy, Papito Serguera entre otros. Todos habían sido profundamente marcados por los hechos del Moncada. Ibarra, incluso, había estado presente en varias sesiones del juicio que se organizó contra los asaltantes, y pudo escuchar las vehementes denuncias de los jóvenes de la Generación del Centenario. Todo ello influyó en el sostenido incremento de la actividad revolucionaria de la FEUO a partir de entonces.

Había nacido en Santiago de Cuba el 11 de agosto de 1931. Realizó en el Colegio de La Salle los estudios primarios, y se graduó en 1950 de High School en la Williston Academy de East Hampton, en los Estados Unidos, país en el que inició estudios de economía en la Universidad de Pennsylvania, de los que sólo venció un año. Regresó a Cuba en 1951 y en 1952 matriculó en la Escuela de Derecho de la Universidad de Oriente.

La presidencia de Jorge Ibarra se inició con la realización de un acto en la Universidad para denunciar los crímenes del Moncada. Entonces Ibarra y otros estudiantes estaban integrados al Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) que presidía García Bárcenas, quien desde antes del Moncada propugnaba por un enfrentamiento a la dictadura salida del golpe del 10 de marzo, que debía conducir al cambio social que debía ser ejecutado y dirigido por los jóvenes, por ser elementos desvinculados del lodazal político de la república.

El joven abogado Armando Hart, activo integrante del movimiento de Rafael García Bárcenas, fue invitado por la FEUO para hablar en un acto dentro de la Universidad, pero el Consejo Universitario, nervioso frente al curso que tomaba la FEUO, decidió prohibirlo. Alegaron que habían sido convocados al acto una gran diversidad de actores políticos, de muchas tendencias ideológicas, lo cual podría desembocar en un enfrentamiento dentro del campus. Este pretexto esgrimido por la dirección universitaria dividió las opiniones dentro de la FEUO, y Jorge Ibarra renunció al cargo de presidente, con lo cual Pepito Tey asume la presidencia, dando continuidad a la labor de agitación ya comenzada.

Jorge Ibarra no abandona, sin embargo, la lucha en la Universidad. A partir de entonces se dedica a fortalecer el movimiento de García Bárcenas entre los estudiantes y profesores y, muy importante, comienzan a reunir armas y dinamita para futuras acciones armadas. Pero cuando García Bárcenas, al salir de prisión, considera que en realidad no hay condiciones para el éxito de su movimiento, Frank País crea una nueva organización, Acción Revolucionaria Oriental (A.R.O.), la redacción de cuyo programa Frank la encomienda a Jorge Ibarra, en el que se enfatiza en la necesidad de cambios radicales en el sector agrario cubano.

Frank País, Jorge Ibarra y otros estudiantes en 1954 escribieron al Rector una carta en la que le exigían que renunciara a su cargo de cónsul de Guatemala en Santiago de Cuba, como señal de protesta por la invasión yanqui a aquel país, que culminó con el derrocamiento del gobierno de Jacobo Arbenz. También pedían aclaración sobre la posición del Consejo Universitario ante la situación de Cuba. Como resultado, todos los firmantes fueron sometidos a un Consejo Disciplinario, en el que algunos miembros presionaron para que se les expulsara, pero que finalmente dictaminó que su permanencia en la universidad dependería de la obtención, en lo sucesivo, de buenas calificaciones en todas las asignaturas.

Es entonces cuando Jorge Ibarra decide trasladarse a la Universidad de La Habana, y vincularse a la lucha revolucionaria que allí desarrollaba la FEU y el Directorio Revolucionario bajo la conducción de José Antonio Echeverría. En la capital, participó en las protestas en contra de la idea del tirano de construir el Canal Vía Cuba  y a favor de las viejas aspiraciones de los obreros del sector azucarero para que se les pagara el diferencial azucarero.

Poco tiempo después, José Antonio lo nombra representante del Directorio Revolucionario en Oriente y regresa a Santiago, trayendo consigo algunas armas para organizar acciones en la ciudad, que no llegan a tener lugar. Más adelante, vinculado a Frank País, protagoniza actos de rebeldía armada, como el intento de atentado a Anselmo Alliegro —primer ministro del régimen de Batista— que fracasó y provocó contra Ibarra —identificado por la policía local como uno de los dirigentes de la acción— la insistente persecución por parte de las fuerzas represivas, por lo que tiene que salir del país.

En el extranjero continua su labor revolucionaria en Estados Unidos, México y Costa Rica, y al triunfo de la revolución regresa a Cuba, se gradúa de derecho en nuestra Universidad, y comienza su vida laboral, primero como profesor de inglés, luego como profesor de historia en la Escuela Provincial del Partido y, finalmente, ya en La Habana, en la dirección política del MINFAR. Allí escribe su primer libro de historia: la conocida y muy utilizada Historia de Cuba, que da inicio a una carrera brillante como historiador en la que ha aportado textos imprescindibles. “Después de esa fecha ha laborado en el Instituto Cubano de Radiodifusión y en los Institutos de Historia y Ciencias Sociales, de la Academia de Ciencias de Cuba, en calidad de investigador”.

Pero siempre mantuvo con la Universidad de Oriente, su Universidad, una entrañable relación que lo traía de vueltas, a veces como conferencista, otras formando parte de equipos de historiadores, pero siempre con el cariño del hijo ilustre que regresa a casa.

Algunas de las principales obras historiográficas de Jorge Ibarra Cuesta publicadas en Cuba son:

  • Historia de Cuba (MINFAR).
  • Ideología mambisa.
  • Aproximaciones a Clío.
  • José Martí, dirigente político e ideólogo revolucionario.
  • Nación y cultura nacional.
  • Un análisis psicosocial del cubano.
  • Cuba (1898-1925) Estructura y procesos sociales.
  • Cuba: 1898-1921. Partidos políticos y clases sociales.
  • Varela, el precursor.
  • Patria, etnia y nación.
  • Máximo Gómez frente al imperio.
  • Marx y los historiadores ante la hacienda y la plantación esclavistas.
  • Encrucijadas de la guerra prolongada.

Libros publicados en el extranjero

  • Cuba sur le régime de la Constitution de 1940. (coautor)
  • Studies in Cuban history, Prologue to revolution. Cuba 1898-1958.
  • La nación soñada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98. (Varios autores)
  • De súbditos a ciudadanos siglos XVII – XIX

Además, es autor de varias decenas de artículos científicos, publicados en revistas especializadas de Cuba y de otros muchos países. No pocos especialistas consideran a Jorge Ibarra como el historiador cubano que posee la obra más sólida, por el caudal de información que maneja, el impecable método investigativo desplegado y el elevado nivel argumentativo que les sirve de soporte. Jorge Ibarra es un historiador que ha sabido aplicar de manera flexible, dialéctica, los postulados de los fundadores del marxismo-leninismo, y asumir las más novedosas teorías historiográficas sin renegar de su posición marxista, antes bien, actualizándola con nuevos enfoques que, por demás, la confirman y enriquecen.

Sus obras insisten en el papel de las ideas y las acciones independentistas en la formación de la nacionalidad cubana, y reivindica el rol revolucionario de las clases más explotadas y de sus líderes.

Jorge Ibarra fue miembro de número de la Academia de la Historia de Cuba, de la UNEAC y de la ADHILAC (Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe).

Recibió varios premios y condecoraciones, entre los cuales destacan:

  • Medalla de la Lucha Clandestina.
  • Medalla “Alejo Carpentier”.
  • Distinción “Por la Cultura Nacional”.
  • Premio Nacional de Ciencias Sociales.
  • Premio Nacional de Historia.
  • Profesor de Mérito de la Universidad de La Habana.

En tres ocasiones recibió el Premio Nacional de la Crítica y en el año 2011 se le dedicó la Feria Internacional del Libro de La Habana. Además el diploma de “Hijo Ilustre de Santiago de Cuba” y el “Escudo de la Ciudad”. El Archivo General de la Nación de la República Dominicana le rindió emocionante homenaje, y el evento Ciudadanos de la Nación, celebrado en Santiago de Cuba en 2003 bajo los auspicios de universidades e instituciones culturales y científicas de Cuba y Alemania, le dedicó a su vasta obra varios paneles.

Al preguntársele sobre los derroteros de su vida, no duda en responder: “Si volviera a nacer, sería historiador y comunista otra vez”. Y ante la interrogante de cómo le gustaría que se le recordara, afirmó: “Como un luchador revolucionario, cuya última trinchera es la Historia”.

El Dr. Jorge Ramón Ibarra Cuesta: presidente de la FEU-O, destacado historiador.

Autor: Dr. Manuel Fernández Carcassés: Departamento de Historia, Universidad de Oriente.

Bibliografía

  • Cubaliteraria (2001): Biografía de Jorge Ibarra, en: cubaliteraria.cu/autor/jorge_ibarra/biografia.html
  • García, Pedro A. (2001): “Si volviera a nacer, sería historiador y comunista otra vez”, en: periódico Granma, La Habana, 22 de agosto de 2001, p. 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>